David Hernández (Costa Rica)

Yo describo al emprendedor social, como aquella persona que está apunto de clavarse en una piscina llena de caca, donde solo la convicción interna, disciplina y perseverancia lo llevaran a materializar sus ideas, y a cambiar/mejorar la situación actual. Hago referencia a la “piscina de caca”, porque ser emprendedor social es sumamente difícil, por lo general iniciamos sin apoyo alguno, casi ni con el de la familia. Pero que luego de algún tiempo, energía, trabajo duro y resultados, demostramos que no estamos locos y es posible mejorar nuestro mundo, o al menos el mundo que inmediatamente nos rodea.